Skip to Content

Derechos

Derechos de las personas discapacitadas

Necesidades Conductuales Especiales, una propuesta

Denominaciones actuales

Original source photo: http://imagebase.net/People/IMG_1280-copy

Durante años me he sentido a disgusto con la acepción"persona con autismo" para referirse a la persona así diagnosticada. 

Otras acepciones como "persona con TEA" o "persona con TGD" y similares no consiguen, a mi modo de ver, solucionar la problemática que veo a este tipo de nombramiento.

Esencialmente inciden en un "algo", una "condición" que la persona "tiene". Esa tenencia encierra en sí misma toda una serie de problemáticas que de un modo u otro hemos tratado en nuestra web por ejemplo aquí, también aquí o aquí.

Principalmente:

  • Inducen a pensar que esa condición es algo estático, crónico, que no se puede variar. 
  • Tienden también a hacer creer que la causa del comportamiento es debida a esa condición: Explicaría por lo tanto cualquier comportamiento que pueda ofrecer la persona.
  • Refuerzan la idea de persona diferente o distinta con respecto al resto. O peor, sugieren la idea de enfermedad  (aunque se la catalogue como "mental") o discapacidad que los otros no tienen.

Prohibido prohibir

Cuando ví aquel libro en la estantería, en la sección de autismo, mi enfado se elevó a niveles demasiado altos.

Ya el descubrimiento de otros textos de dudosa valía y el constatar la inexistencia de al menos un texto serio, me habían predispuesto hacía esas emociones que ahora bullían en mí. 

El sentimiento hacía el texto de Bruno Bettelheim "La Fortaleza Vacía" era de puro odio. Odio de ver que un autor totalmente denostado que resultó ser todo un fraude tanto en lo personal como en lo profesional: Véase por ejemplo aquí (o aquí para un artículo muy bueno al respecto del Dr. Valero), todavía seguía apareciendo en las estanterías de una conocida cadena de librerías. | LEER MÁS >

Padres al poder

logo CIELResumen de la Conferencia de la Dra. Corrine Donley
 

Este texto ha sido cedido para su publicación por el Centro CIEL

Conferencia ofrecida en Barcelona, 13 de marzo de 2010 | LEER MÁS >

La ley 24.901. Sistema de prestaciones basicas para personas con necesidades especiales.

balanzaAVISO: El contenido de este artículo y sus comentarios no reemplazan el asesoramiento legal por parte de un abogado

La ley 24.901, promulgada el 2 de diciembre de 1997, tiene por objetivo contemplar  acciones de prevención, asistencia, promoción y protección para brindar una cobertura integral a necesidades y requerimientos de personas con necesidades especiales. Esta ley determina que las obras sociales o en su defecto el Estado serán quienes estén obligados a dar cobertura total a las prestaciones enumeradas. | LEER MÁS >

El gobierno no apoya los tratamientos con evidencia para el autismo

foto de amparo valcarceEl pasado mes de febrero envié una carta a la entonces responsable del área de asuntos sociales, Amparo Valcarce, en relación a la falta de respuesta y de ayuda del gobierno central y las comunidades en torno a los tratamientos con evidencia para el autismo. Al final aparece la respuesta "burocrática" del ministerio que nos dejó igual que estábamos. Con este artículo quiero recordar aquella petición y recordar también que con la conformación del nuevo ministerio reharemos esta petición, mejorándola y de nuevo recordándole, en este caso a la ministra Cabrera, la situación de indefensión que viven los padres por falta de apoyo de las distintas instituciones. | LEER MÁS >

Derechos de las personas con discapacidad -ONU-

(Disponible también en formato PDF para los miembros de AutismoABA)

Preámbulo

simbolo de la ONULos Estados Partes en la presente Convención,

a) Recordando los principios de la Carta de las Naciones Unidas que proclaman que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad y el valor inherentes y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, | LEER MÁS >

El derecho a un tratamiento conductual efectivo

niño pintandoProponemos que aquellas personas que reciban tratamiento diseñado para cambiar su conducta tienen el derecho a:

  1. Un ambiente terapéutico
  2. Servicios cuya meta principal sea el bienestar personal
  3. Tratamiento llevado a cabo por un analista de conducta competente
  4. Programas que enseñen habilidades funcionales
  5. Evaluación conductual continua
  6. El tratamiento más efectivo con los procedimientos disponibles.
Distribuir contenido


Dr. Radut