Skip to Content

Acerca del swapping

keyboardAutor: Julio Varela Barraza

Un claro efecto de la computación es la invasión idiomática que se manifiesta en la aceptación y uso de términos técnicos, derivando incluso verbos a partir de un sustantivo (por ejemplo: pastear, linkear y chatear). En la actualidad, muchas personas hispanoparlantes pueden hablar entre sí, empleando el idioma natal sólo como apoyo: “Presiona enter y luego haz click con el mouse sobre el menú tools”.

Es sorprendente que se prefiera el término en inglés: enter, file, attachment, chat, link, mouse, backup, message, subject, copy, paste, shift, click, aun cuando exista la traducción válida como es: entrar, archivo, platicar, vínculo, ratón, respaldo, mensaje, tópico, copiar, pegar, ajustar, apretar, respectivamente.

De manera implícita, para algunos esto es una ventaja (Cassany, 2000; Martínez Sánchez, 1994; Matas Moreno, 1997) y para otros es un problema que tiene diferentes ángulos (Bates, 2002). En esta ocasión, haremos énfasis en el swapping (intercambiar), por los efectos que puede tener en el desarrollo psicológico del individuo de acuerdo a sus características personales. 

Es paradójico que para hacer más “ágil” la lectura de este escrito, nos veamos forzados a emplear dichas expresiones “técnicas”, en aras de pretender ser “menos confusos”.

Algunos efectos en personas con poca formación y conocimiento

Podemos destacar tres efectos del swapping (intercambio) en estas personas. El primero es que fomenta periodos atencionales temporalmente muy breves, que están sujetos al “criterio” (gusto o diversión) del individuo. Generalmente dicho criterio no es explícito, razonado ni puede ser descrito muchas veces por parte de la persona (televidente, internauta o ambos) que lo efectúa. Este fenómeno es facilitado ante dos factores: a) la existencia de varias opciones de acceso, y b) el operar el swapping mediante el menor esfuerzo, empleando el control del video, de la televisión o clickear en links. El “trabajo” lo desarrolla la máquina, el individuo sólo “hace click”.

El segundo efecto es que fomenta lo que se ha llamado “monitoreo” (Comstock & Scharrer, 2001) que consiste en prestar atención discontinua en una situación, sin menoscabo del entendimiento general de tal situación. Dicho monitoreo puede ocurrir mientras la persona lee una historieta, sigue la plática cotidiana de amigos presentes, swappea entre un partido de futbol, un episodio de telenovela y una película que presenta situaciones ordinarias.

La expresión popular “con un ojo al gato y otro al garabato” puede describir algunos casos frecuentes en los hogares de hoy en día. Y esto da pie a que algunos adultos piensen que los niños y adolescentes de hoy, son muy inteligentes porque “están en todo”.

El tercer efecto es que el swapping favorece la interacción individualista (asocial), pasando a segundo nivel los intereses de otras personas que están presentes. Paradójicamente, el swapping fomenta el aislamiento real de la persona para poderse “vincular” con múltiples situaciones virtuales.

La búsqueda cibernética (nominada con el neologismo internavegar), puede fácilmente ocurrir con las mismas características que el swapping: breves periodos atencionales, intercambio sin criterio razonado, monitoreo e individualismo. El swapping parece no ser un medio sino el fin mismo de pasar un tiempo de diversión o distracción.

Desafortunadamente, hasta donde suponemos, personas con poca formación, la mayor parte de las veces atienden mediante el swappeo y linkeo indiscriminado. El acceso a los actuales medios no ayuda a la superación pues va en detrimento de la posibilidad de aprender a mantener la atención por largos periodos en actividades que pueden no ser de su interés personal,  no ser aparentemente divertidas y que se acompañan fundamentalmente de exposiciones orales, como ocurre en los salones de clase en la mayor parte de las escuelas de casi todos los niveles.

Lo anterior nos hace sospechar que el aumento de niños hiperactivos o con problemas de atención, puede estar relacionado con la práctica masiva e indiscriminada del swapping que, de hecho, es una práctica no regulada y a veces favorecida por los mismos adultos, responsables de su educación.

Algunos efectos en personas formadas

En estos casos, podemos suponer la existencia de los mismos efectos considerados antes, pero que se traducen en situaciones funcionalmente diferentes. El swapping, en estos casos, también fomenta periodos atencionales temporales muy breves, pero están sujetos al criterio razonado por parte de la persona (televidente o internauta).

El rápido acceso que logra la máquina (computadora o televisión) permite no pasar más tiempo del necesario en algo que no es lo que se busca.
Facilita el monitoreo ante la información irrelevante. La expresión popular “con un ojo al gato y otro al garabato” se efectúa bajo criterios diferentes. Digamos que “se espera a que aparezca el gato, mientras que el garabato se monitorea”.

El swapping se efectúa como una interacción individualista (asocial), pero al estar dirigida a un fin específico, tendrá como acción terminal la producción de algo que pueda comunicarse a los demás. Ocurre lo mismo cuando una persona se aísla para estudiar un material. El swapping permite la búsqueda rápida en múltiples situaciones virtuales y que, de otra manera, podrían ser poco accesibles.

En personas con cierta formación, la navegación cibernética que ocurre mediante el swapping se realiza bajo un criterio razonado, un posible monitoreo y el acceso a situaciones que permiten la lectura o revisión del material buscado lo cual, finalmente, lleva a la lectura que se realiza durante largos periodos atencionales. El swapping es simplemente un medio, no es el fin mismo de la actividad.

Dada la calidad de la supervisión y práctica de las actividades escolares y familiares en estos tiempos, creemos que el fenómeno del swapping, en general limita el desarrollo psicológico y social de niños y adolescentes en vías de formación, dado que las actividades escolares demandan periodos atencionales cada vez más prolongados. Aunque esto tiene que comprobarse mediante estudios teórica y metodológicamente consistentes (y estamos trabajando en ello), el pronóstico de los resultados no es muy halagüeño.

Referencias

  • Bates T. (2001). Aspectos culturales y éticos en la educación internacional a distancia. En: http://www.uoc.es/web/esp/art/uoc/bates1201/bates1201_imp.html
  • Cassany D. (2000). De lo analógico a lo digital. El futuro de la enseñanza de la composición. Lectura y Vida. Revista Latinoamericana de Lectura, 21, 4, 6-15.
  • Comstock G. & Scharrer E. (2001). The use of television and other film-related media. En D. Singer & J. Singer (Eds.), Handbook of children and the media. California: Sage Publications.
  • Martínez Sánchez F. (1994). Investigación y nuevas tecnologías de la comunicación en la enseñanza: el futuro inmediato. Nº 2 Revista pixel-bit. Revista de medios y educación, Junio. http://www.sav.us.es/pixelbit/sumarios.htm#indice1
  • Matas Moreno A. (1997). La aplicación didáctica de los mass media en la enseñanza. Nº 9 revista pixel-bit. Revista de medios y educación. Junio.
  • http://www.sav.us.es/pixelbit/sumarios.htm#indice1

 

Su voto: Ninguno Media: 4 (1 voto)

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.


Dr. Radut | story