Skip to Content

Estímulo, respuesta y consecuencia

Ya hemos visto lo que debemos entender por conducta y el sinónimo de comportamiento y por ello no insistiremos en dicho concepto. Con esta base, podemos considerar que para el profesor, una meta general es que el alumno aprenda a estudiar por sí mismo.

Esta es una meta compleja ya que estudiar puede comprender muchas y diversas formas de actividad: repasar, buscar información, memorizar, razonar, hacer un resumen, leer, redactar un tema, entrenar una habilidad, etc. A su vez, cada una de estas distintas actividades que forman el comportamiento de estudiar, pueden ser analizadas en componentes tan pequeños como se desee.

A estos pequeños segmentos se les conoce con el nombre de habilidades que a su vez se integran de respuestas.

Así, el comportamiento puede ser considerado en tres formas que implican niveles diferentes:

* Como Aptitud Genérica (escribir).

* Como Competencia Específica (escribir cartas, opiniones, relatos, etc.).

* Como Habilidad y sus respuestas particulares (escribir palabra por palabra, coger la pluma, posar los ojos sobre el papel, etc.).

Este uso de los conceptos en distintos niveles, se presenta en todos los campos de la ciencia. Por ejemplo, en relación a la educación, podemos emplear dicho concepto para referirnos al sistema y con ello significar que nos referimos en general a todos los agentes, elementos y características de las acciones educativas.

Pero también podemos particularizar y hacer alusión a la educación privada y en este caso, el nivel de referencia es diferente aunque empleemos el mismo concepto. Una tercera forma de emplear el concepto educación, puede hacerse de manera más fina, si sólo deseamos referirnos a la habilidad para escribir textos que se espera que tengan los alumnos al terminar el sexto grado de primaria.

En estos tres casos, nos referimos a la educación pero como se puede apreciar, el grado de generalidad es diferente en cada uno de los ejemplos.

En la psicología, al referirnos a lo que los individuos hacemos, cualquiera de las actividades a que nos refiramos puede ser considerada como una aptitud, una competencia o una habilidad específica, dependiendo del nivel de generalidad que deseemos emplear.

Por ejemplo, podemos hablar en términos generales de la aptitud para leer, de la competencia lectora para identificar contradicciones en un texto o, particularmente, en la dicción de las palabras, independientemente de las letras que compongan la palabra escrita.

La clasificación del comportamiento en estas tres formas distintas es muy útil para la educación ya que, por ejemplo, si un profesor pretende enseñarles a sus alumnos a estudiar, puede estarse refiriendo a algo que puede ser muy complejo o muy sencillo y por ello, se requiere de una definición más específica.

Esto es: ¿Qué competencia de la actividad de estudiar me interesa enseñar en el grado que me corresponde? Algunas respuestas serán encontradas a lo largo de estos Módulos pero en cualquier caso, se recomienda revisar el material relativo a las "Habilidades Focales y Parámetros del Plan Didáctico".

También ya se ha revisado que es conveniente referirnos al comportamiento mediante expresiones objetivas que nos faciliten su clara identificación. De ser así, esto permitirá al profesor que pueda proceder en forma directa ante el comportamiento del alumno.

Pero también hemos expresado que el individuo está en interacción con el medio y esto implica que debemos conocer cuáles son otros elementos que intervienen en dicha interacción. Para realizar el análisis un segmento del comportamiento necesitamos identificar tres elementos: 1) Qué es lo que ocurre inmediatamente antes, 2) Cuál es el comportamiento específico; y 3) Qué es lo que ocurre después del comportamiento del alumno.

Consideremos la siguiente situación que puede ocurrir en un salón cualquiera.

El Profesor Rogaciano entra a dar clase y pregunta a sus alumnos: ¿Qué fue lo que vimos en la clase anterior? Varios alumnos levantan la mano. El profesor le pide a Torcuato que responda. Torcuato dice: Vimos la forma de gobierno que tenían los aztecas. El profesor dice: "Efectivamente, eso fue lo que vimos". Acto seguido el Profesor continúa con el tema.

  En el relato anterior, podemos analizar los tres elementos de cada segmento y analizar el comportamiento del profesor o del alumno. Iniciaremos por hacer el análisis del comportamiento del alumno Torcuato. En dicho relato se describe que Torcuato: 1) Levanta la mano; 2) Responde la pregunta; y 3) Escucha lo que le dice el profesor.

  Identificados los comportamientos de Torcuato, ahora consideremos los eventos que ocurren antes de cada comportamiento de Torcuato. De acuerdo al relato, son:

1) Es obvio que lo que ocurre antes de levantar la mano, es la pregunta del profesor. Este es el evento que ocurre antes.

Esquema 1

2) También es claro que Torcuato responde una vez que fue seleccionado por su profesor. Para que responda Torcuato debió de ocurrir el señalamiento del profesor.

Esquema 2

3) Aun cuando no existe un indicador explícito de que Torcuato escuchó lo que dijo su profesor, la suposición de que sí escuchó, es válida dado que respondió la pregunta. Debe notarse que en este caso, si bien el evento ocurre antes, la diferencia del tiempo que hay entre lo que el profesor dice algo y Torcuato escucha son milésimas de segundo, esto es, el tiempo que tarda el sonido de la voz del profesor en desplazarse hasta el alumno.

  Hemos identificado las situaciones -supuestas o explícitas- que ocurren antes del comportamiento de cada uno de los protagonistas. A estas situaciones anteriores se les conoce como Situación Estímulo (SE) o a veces simplemente Estímulo. Tales SE, cuando se presentan, indican cuándo puede o no ocurrir un comportamiento.

No provocan que ocurra el comportamiento, no lo causan necesariamente como es el caso del comportamiento de tipo físico, químico o biológico. Simplemente, las SE son la señal para que el individuo pueda comportarse o no de acuerdo a la misma. Creer que la simple exposición de la SE necesariamente van a producir el comportamiento que les corresponde, es una creencia falsa.

Por ejemplo, si el profesor le dice a sus alumnos "Pongan atención", sería un error del profesor suponer que ante la sola presentación de tal SE los alumnos lo atenderán. Otro ejemplo sucede cuando el profesor habiendo explicado un tema, ahora pregunta algo relacionado al tema expuesto. Es un error suponer que por la simple exposición, que para el alumno es la SE, ahora el alumno estará en condición de responder a cualquier pregunta. La presentación de la SE no basta para que ocurra el comportamiento. Afirmar lo contrario, es una falacia. Se requiere de otras condiciones para que ante la SE, sea muy probable que ocurra el comportamiento.

Obsérvese que en la frase anterior se dice "sea muy probable". Como se aclara en el Modulo 1, la relación entre el medio y el individuo, si se trata de un comportamiento psicológico, la relación es de posibilidad. Suponer que ante una SE un individuo actúe irremediablemente ante ella, es una concepción que pudiera asignarse a los robots lo cual no sólo está lejos de ser una realidad con los seres humanos sino que no tiene absolutamente nada que ver con el estudio del comportamiento desde nuestra perspectiva. Curiosamente, algunos críticos de este enfoque de la psicología argumentan que la psicología conductual tiene una filosofía robotizante, lo cual no es cierto.

Sólo resta identificar el tercer y último elemento de cada segmento que se refiere a lo que ocurre después del comportamiento. Retomando el relato anterior, podemos considerar que los eventos que ocurren en cada caso son los siguientes:

esquema 4

  En el primer caso:

  El efecto obvio que esto tuvo fue que el profesor le preguntara que aparece en el diagrama como "Señalamiento del profesor". Aunque pueden existir muchos otros efectos, pero en el relato no quedan aclarados. Por ejemplo, al levantar la mano, posiblemente Ambrocio le dijo burlonamente "Ay si, sabelotodo". Con esto queremos dejar claro que el comportamiento no tiene un solo efecto, puede tener múltiples y dependiendo de cuál sea el efecto más importante para el individuo (que el profesor le pregunte o que se exponga a la burla del compañero), la próxima vez levantará o no la mano para contestar.

  En el segundo segmento:

esquema señalamiento del profesor

  El efecto de esto es patente en el ejemplo: el profesor dice "Efectivamente" que en el diagrama aparece como "El profesor habla".

  El tercer segmento tiene la siguiente consecuencia:

esquema 5

  Como puede verse en el análisis del primer y segundo segmento, el mismo evento que ocurre como consecuencia del comportamiento de Torcuato, a su vez, constituye la siguiente SE ante la cual, Torcuato vuelve a responder.

Imaginemos otra situación en la cual nuestro alumno Torcuato pide un lápiz a su compañera Nayla y lo que recibe es la burla por no tener lápiz. La próxima ocasión que Torcuato no tenga lápiz ¿se lo pedirá a Nayla? La experiencia pasada nos haría suponer que no lo haría.

De esta forma, Torcuato pide un lápiz a Pandulfa y ésta, con una sonrisa le dice: "Aquí lo tienes. Devuélvemelo cuando ya no lo necesites". Al cabo de unos días Torcuato vuelve a olvidar el lápiz ¿A quién se lo pedirá? Es muy posible que se lo pida a Pandulfa ya que lo que ocurrió después de pedir un lápiz, puede estar ocasionando que ahora una respuesta tenga más probabilidades de ocurrir que otra cuyos resultados no fueron satisfactorios.

Este ejemplo, construido con todo propósito, permite ver claramente la relación que tiene el comportamiento con lo que ocurre después de él.

Aquí cabe hacer una aclaración que en el lenguaje cotidiano, la palabra "consecuencia" se emplea más para referirse a los "efectos negativos de algo". Por ejemplo, la frase "atente a las consecuencias" significa: "aguántate por todos los efectos negativos que tenga eso que quieres hacer o hiciste". En nuestro caso, la palabra consecuencia no necesariamente tiene ese significado pues su empleo es sinónimo de "efecto" o "resultado" sin que tenga que ver si es positivo (agradable) o negativo (desagradable). En todo caso, técnicamente hablando, cuando la consecuencia es positiva, esto se define como reforzamiento. Si la consecuencia es negativa, solo diremos que se trata de una consecuencia negativa.

En este punto podemos definir que la sucesión de una SE, un comportamiento y su consecuencia se le conoce con el nombre de Episodio o Segmento Comportamental.

La estrategia general para poder identificar la SE, el comportamiento y la consecuencia es:

1) En primer término se debe identificar cuál es el comportamiento. Si se aprendió a definir objetivamente el comportamiento en el Módulo anterior, se está en posibilidad de identificar sin lugar a dudas la SE.

 

2) A partir de la identificación del comportamiento, tendremos que responder a la pregunta: ¿Qué ocurrió antes de ese comportamiento? La respuesta que demos posiblemente sea la SE que buscamos.

 

3) ¿Qué ocurre después del comportamiento? La respuesta a esta pregunta nos ayudará a identificar cuál es la consecuencia, misma que puede no ser muy clara.

 

Su voto: Ninguno Media: 5 (1 voto)


Dr. Radut | book