Skip to Content

Fisiología y Psicología

Fisiología y psicología: un examen preliminar de su relación *

 

N. H. Pronko

Portada "fundamentos empíricos de la psicología" Desde sus comienzos, al estudiante se le insta a intentar un ejercicio operacional que creemos pondrá de relieve las características fundamentales de los hechos psicológicos.

Tomemos dos diferentes clases de elementos para trabajar con ellos: una preparación muscular de un nervio y un niño. El primero, el estudio del músculo de la pierna de una rana con su nervio conectado, es una tarea típica de laboratorio para el estudiante de fisiología. Esta parte de la rana (el resto de la rana puede ser descartado) puede ser manipulado y experimentado de una manera tal que nos permite producir un conocimiento preciso y útil sobre el funcionamiento de los músculos.

Se puede colgar un peso de la pierna y enviar sobre el nervio una corriente eléctrica en el músculo. De esta modo se pueden obtener las relaciones entre el estímulo y la respuesta.

 

¿Cuáles son algunos de los hallazgos? En primer lugar observamos que en la fisiología podemos legítimamente y de un modo útil, estudiar partes de los sistemas de los organismos o incluso órganos como el corazón palpitante.

El término "tejido de excitación" de manera apropiada se aplica a esta situación. Además, las respuestas que se observan en la fisiología son automáticas, constantes, organizadas y permanentes. En las mismas condiciones, el músculo de la pierna siempre responderá de la misma manera. No puede hacerlo de otro modo. Debido a que el músculo de la pierna se construye de una manera determinada y debido a que es un tejido contráctil, se debe contraer en la forma en que lo hace cuando es estimulado adecuadamente.

Ahora tomemos el caso de un niño. Si decimos "Buenos días" a un niño recién nacido no obtendremos respuesta ni en ese momento ni durante muchos meses. Un buen día, sin embargo, después de esos muchos meses de "estimulación" el niño responderá con un "Buenos días" cuando sea saludado.

Aquí observamos la primera gran diferencia entre el tipo de hechos estudiados en la fisiología y los que pertenecen a la psicología. En primer lugar, debemos tener un organismo completo en la psicología. Ciertamente, no los pulmones,las cuerdas vocales o la cabeza cortada de un organismo al que nunca se le ha enseñado a decir: "Buenos días". Y aquí llegamos a la diferencia crucial.

La enseñanza se presenta en la psicología, no en la fisiología. Tan pronto como un músculo de la pierna se ha desarrollado, se obtendrá una respuesta refleja desde el primer contacto. No tiene que ser enseñada, mientras que a los niños tendremos que enseñarles a decir "Buenos días".

Cómo de importantes son los detalles específicos de la historia del niño puede ser admirablemente demostrado si ubicamos al niño al nacer en una familia en Francia. Y he aquí que ahora el niño responde con un "Bonjour" y no un "Buenos días". Es evidente que si el niño nos ofrece o no una respuesta, o la forma en la que responde, está condicionada por muchas circunstancias de tipo social. No es así con una preparación muscular del nervio.

Esta última funciona de la misma manera fija tanto si la rana fuera llevada a los Estados Unidos, Francia o la Unión Soviética. Por lo tanto, la historia de los organismos con los objetos de estímulo es de suma importancia en el estudio psicológico, no en la fisiología. Que el lector examine sus propias acciones y verifique la validez de la distinción que hacemos aquí.

Pero la lista de las diferencias no se agota aquí. Tenga en cuenta que un niño puede estar enfadado y permanecer en silencio cuando su padre lo saluda al despertar. Una vez más, los músculos de las piernas no pueden inhibir su respuesta de la manera que los organismos hacen. Cuando nos encontramos con inhibiciones claramente descatadas en las actividades de los animales, debemos de estar de acuerdo en situarlos en una clase diferente de actividades no inhibibles como la tos, los estornudos o los eructos. Estas últimas pueden ser entregadas a la fisiología.

Si tuviéramos que estudiar a los niños citados en los ejemplos anteriores durante un periodo de tiempo, podríamos observar que su respuesta es variable. Algunas veces dicen "buenos días", otras tal vez sólo "Buenas", o "Hola". Los músculos de las piernas se pueden tener en cuenta pero no para cambiar el patrón de su acción. Sus patrones no se ejecutarán en círculos o en zigzag. En otras palabras, nuestro estudio de los "buenos días" de las personas debe abarcar más territorio si queremos comprender las condiciones extra-tejidos a las que son sensibles.

Otra diferencia aparece cuando observamos que un niño puede retrasar su respuesta hasta que se produce, por ejemplo, después que la otra persona ha hablado. Esto no sucede con los músculos de la pierna. Tan pronto como el músculo es estimulado responde. Las personas suelen retrasar sus acciones. Cuando los niños responden con un "Sólo un minuto" a las peticiones de los padres, ilustran este retraso que no se encuentra en otros fenómenos.

La comparación de los dos datos pone de manifiesto aún otra diferencia entre ellos. Supongamos que el niño de nuestro ejemplo ha tenido un maestro que le hizo saludar con un "Buenos días". El maestro dejó de verlo, y el niño no volvió a encontrarse con él hasta 4 años más tarde. Al verse, después de este intervalo, el niño no dijo "Buenos días" al verlo. Su acción había sido modificada, se había "olvidado" de que era su maestro. Los músculos de las piernas no "olvidan" los estímulos con los que han estado en contacto, cuatro, diez o incluso más años antes.

A la gente le gustan otras personas y cosas que anteriormente no les gustaban y viceversa. En otras palabras, su acción muestra modificabilidad. Esta es otra manera en la que se diferencian de los órganos de los tejidos y los sistemas estudiados en la fisiología.

El niño de nuestro ejemplo también puede hacer algo más que los músculos de las piernas en el laboratorio no pueden hacer. Aunque por la mañana sólo puede concentrarse en la práctica de las palabras "buenos días", con el tiempo puede dar cabida a otras acciones con la respuesta verbal.

Por ejemplo, mientras corre, puede al mismo tiempo que está en movimiento sacar un chupa-chups de su boca y saludar a una persona manteniendo el chupa-chups por un momento delante del rostro de la otra persona. Los seres humanos realizan actividades altamente integradas al mirar y conversar mientras conducen, o al comer o bailar. Los músculos de las piernas no actúan de esta manera.

Una importante diferencia final: Si los músculos de las piernas fueran golpeados con un cartón duro, un martillo, un martillo de reflejos, un póster vulgar, un hacha, o cualquier objeto afilado, reaccionarán de manera indiscriminada a los diferentes objetos. Pero los organismos, en sus contactos históricos con los mismos objetos, generan acciones muy específicas con respecto a ellos.

Los organismos cortan con un hacha, golpean clavos con un martillo, se ruborizan ante un póster vulgar, usan cartón para hacer una señal, y emplean un martillo de reflejos para las pruebas de reflejos. En otras palabras, los seres humanos son más exigentes que los músculos de las piernas, o los reflejos de estornudar o toser. Por decirlo aún de otro modo, los seres humanos llegan a realizar reacciones muy específicas para cada una de estas cosas, mientras los músculos de las piernas reaccionan de la misma manera a cualquiera de ellos.

En resumen, los eventos psicológicos presentan estas características. Siempre será necesario un organismo en lugar de un órgano o el sistema discreto de los órganos. Este último sistema, sin embargo, se pueden estudiar en la fisiología. Además, los datos psicológicos pueden contar con la participación de una historia o una serie de contactos entre el organismo y las cosas o las personas a las que responde.

Por lo tanto, si una persona habla finlandés, podemos estar seguros de que durante su vida estuvo en contacto con la gente de habla finlandesa. Por el contrario, si sabemos que un niño ha crecido con los finlandeses, podemos estar seguros de que él ha construido las reacciones verbales específicas a las cosas que otros finlandeses muestran, y que se puede contar con él para llevarlas a cabo.

Finalmente, la acción psicológica se puede distinguir de la fisiológica en que la primera mostrará la modificabilidad, diferimiento (retraso), la variabilidad, la inhibición, la integración y un alto grado de discriminación.

No todos los actos de comportamiento mostrarán estas seis características. Habrá casos límite, como siempre los hay, pero la labor de los autores es afirmar que el mayor volumen de las actividades humanas de un tipo de comportamiento se puede distinguir con estas premisas de las  no-conductuales o fisiológicas.

El estudiante debe ser informado de que una distinción entre los datos fisiológicos y psicológicos no se ha intentado hasta recientemente, y que algunos investigadores ignoran estas diferencias.

Somos de la opinión de que si tales distinciones se pueden hacer y si son válidas, pueden ser de gran ayuda en la delimitación de un conjunto específico de datos. Y, si nuestros datos son homogéneos, nuestros principios serán necesariamente más definitorios y útiles.

El propósito de esta sección es el de la sugerencia. Se insta al estudiante a tener en cuenta instancias tales como la tos, los eructos, los ruidos de estómago y la deglución, y compararlos con su aprender, recordar, leer, escribir, correr, votar o la actividad creativa.

Se les insta a aplicar operativamente la prueba de las características sugeridas anteriormente y dejar que los hechos caigan por su propio peso. Estamos convencidos de que estos criterios son prácticos para familiarizarnos con las características esenciales de los hechos del comportamiento.

* Del libro "Fundamentos de la Psicología empírica" ​​por Pronko NH & JW Bowles

 

Su voto: Ninguno Media: 3.3 (4 votos)

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.


Dr. Radut | story