Skip to Content

Historia interconductual

Aimardo, por alguna causa que le interesa, le pregunta a Blesila si sabe cuándo se ocurrirá el equinoccio. Blesila le responde que no tiene ni idea, que "le suena la palabrita esa", pero no sabe. Gláfira, que está escuchando a sus amigos, le pregunta a Aimardo si quiere saber la fecha del equinoccio de primavera o del de otoño. Aimardo le responde: el que sigue, sólo el que sigue. En este ejemplo, puede considerarse que cada uno de los personajes responde de manera particular, y esto lo hacen con base en su historia interconductual. Es patente que los tres hablan castellano y se asume que su historia respecto al idioma es relativamente la misma para los tres. En otras palabras, pueden hablar, escuchar, leer, escribir, en castellano pero su diferente historia individual se infiere a partir de interacciones como la del episodio relatado.           

Blesila parece que interactúa ante el contexto de la pregunta de Aimardo, pero en particular ante la palabra equinoccio, sólo atina a decir que "le suena". Se puede inferir que en alguna ocasión tuvo contacto con ese término pero en esos momentos, no puede responder de manera específica a la pregunta. Aimardo, también sabe algo respecto al equinoccio, pero a partir de la descripción del relato, parece que no sabe que aquél ocurre dos veces en cada año sideral. Suponiendo que los tres personajes asistieron al colegio y aprobaron los cursos de geografía en los que dicho término era pregunta obligada de examen, la actualización que cada persona hace de su historia interconductual, es diferente y a Gláfira le permite interactuar de manera más específica, o en otras palabras, con más elementos. Dicho análisis y consideraciones se derivan de conceptuar que

… todas las interacciones psicológicas son históricas, esto es, tienen como origen los contactos individuales con cosas. Esta interconexión histórica con los objetos es lo que distingue a los eventos psicológicos de los de la biología y la física." (Kantor y Smith, 1975, p. 59).

Además, como se ha afirmado en otras secciones de esta obra, en la teoría interconductual siempre que se habla de la función de respuesta, está presente aunque sea de manera implícita, la función de estímulo y viceversa, por eso se hace referencia a la función estímulo-respuesta. La respuestas de los tres personajes del relato originalmente ocurrieron en el colegio, en interacción con el término equinoccio y por tanto, la forma en que ahora responden, está basada en la historia interconductual de sus funciones de estímulo-respuesta. Por esto, dado que en los segmentos interconductuales intervienen los actos de los estímulos y los actos del individuo, para fines descriptivos puede considerarse la evolución del estímulo (ver p. ) y la biografía reactiva que se describe a continuación.            

La biografía reactiva de cualquiera de los personajes del relato inicial y de cualquiera otra persona, puede dividirse en al menos aspectos. El primer aspecto está formado por todas las respuestas a las que usualmente se expone a una persona que se desarrolla rodeada de una comunidad lingüística particular. Este conjunto de respuestas permite suponer algunos aspectos genéricos, entre los que destaca por ejemplo, el tipo de idioma que habla una persona. Muchas veces, con base en este primer elemento, se hacen otras suposiciones que distan mucho de corresponder efectivamente a la biografía reactiva de todas las personas. Un ejemplo frecuente ocurre con lo que se argumenta que es el "sentido común". Esta expresión, la mayor parte de las veces, es una falacia pues supone que todas las personas han tenido las mismas respuestas en interacción con los mismos objetos y que pueden actualizar su historia de la misma forma y por tanto, se argumenta, todas las personas deben responder de igual manera ante dichas situaciones que para quien habla, son de "sentido común". Si Gláfira considera que así el sentido común opera de esta manera, hubiera podido decir a sus amigos: Dado que ustedes fueron a la escuela, es de sentido común saber que hay dos equinoccios en cada año sideral. ¡Eso lo sabe hasta un alumno de educación básica! ¡Qué gente!

El segundo aspecto que puede considerarse para analizar la biografía reactiva radica en analizar las respuestas específicas que cada individuo da ante la interacción con el mismo objeto de estímulo. Esto puede comprobarse de manera muy fácil si al terminar la exhibición de una película se hiciera una encuesta con preguntas abiertas, a algunos asistentes, elegidos aleatoriamente. Si las preguntas se refieren a aspectos centrales como pudiera ser el tema de la película y la simpatía por los actores, pueden encontrarse ciertas semejanzas en las respuestas pero si la pregunta abierta fuera: ¿Cuál considera que es el mensaje de la película?, muy posiblemente se apreciaría la gran diferencia entre las biografías reactivas de los encuestados. Se enfatiza que si bien éste pudiera ser el inicio del análisis de las respuestas de los espectadores, en algún momento, debe agregarse que dichas respuestas se dan ante una película específica, y en ese momento, se estaría estudiando la interacción, no a un sólo elemento.         

En términos coloquiales, la biografía reactiva se puede describir como el conjunto de respuestas que a lo largo de su vida, una persona ha tenido al interactuar con los objetos y eventos de su medio. Sin embargo, como se ejemplifica en el relato inicial de esta sección, la forma en la cual cada persona interactúa en el presente con cada uno de esos objetos y eventos, puede diferir de la forma en la cual lo hizo en el pasado. Los enfoques tradicionales han tratado de explicar esto mediante conceptos como memoria, recuerdo, olvido, práctica, resencia, etc. a los que se les ha relacionado con la existencia en el individuo de recipientes, bodegas, almacenes, archivos o aspectos similares. En cambio, para la teoría interconductual, esto se analiza a partir del concepto de acto y potencia (ver p. ).

 

Su voto: Ninguno Media: 4.2 (5 votos)


Dr. Radut | book