Skip to Content

Modalidad

 

La modalidad se refiere a la manera o modo de algo. Por ejemplo, los carros pueden variar en su modalidad de color al ser verdes, rojos, negros, azules, entre otros. O bien, pueden variar su modalidad a partir del tamaño siendo grandes, medianos o pequeños. Si se considera a los carros por su rapidez entonces pueden ser veloces, normales o lentos. Pueden encontrarse tantas modalidades como características puedan considerarse en relación a los autos.           

En la experimentación con animales y seres humanos, se presentan figuras geométricas mismas que, bajo criterio del investigador, pueden variar la modalidad relativa a su tamaño, color, intensidad de color, inclinación, tipo de contorno, entre muchas otras características. Si en una prueba se emplean círculos rojos y durante el entrenamiento se presentan círculos verdes, se estará efectuando un cambio unimodal (una sola característica). Siguiendo este criterio, en la prueba y en el entrenamiento se pueden emplear varias figuras (círculo, cuadrado y triángulo) y variar unimodalmente el color (rojo en lugar de verde, blanco en lugar de azul y café en lugar de negro), como se aprecia en la Tabla 2.

Tabla 2. Cambio unimodal de los estímulos que hay entre la prueba y el entrenamiento.

 
Círculo

Cuadrado

Triángulo
Prueba
Verde
Azul
Negro
Entrenamiento
Rojo
Blanco
Café

Pero si en el entrenamiento se emplean círculos rojos y de diferente tamaño al usado en el entrenamiento, técnicamente se dice que entre ambas situaciones existe un cambio bimodal, esto es, se varían dos modalidades: color y tamaño.            

De esta manera, la modalidad se refiere a las propiedades físico-químicas y a los modos temporo-espaciales de los objetos de estímulo (OE). Las modalidades físico-químicas investigadas con mayor frecuencia han sido el color, la brillantez, la forma, la cantidad, el tamaño, y su composición química. Por otro lado, las propiedades temporoespaciales investigadas incluyen el arreglo espacial de los estímulos (configuración) la duración temporal de presentación, periodicidad, intervalo temporal entre presentaciones, entre otros.  

Debido a que el término modalidad desde hace tiempo es usual en la literatura para referirse a las propiedades de los estímulos, se convino respetar ese uso y emplear la palabra modo para referirse a las formas en las que puede ocurrir el comportamiento lingüístico. En esta obra, modo siempre se refiere al comportamiento lingüístico y modalidad corresponde a las características de los estímulos como se declara en la siguiente cita:

“podemos argumentar que la modalidad del objeto de estímulo se define de acuerdo a sus propiedades físicas y su primer relación con el individuo puede clasificarse como visual, auditiva, táctil, entre otras, basándose en la modalidad sensorial respectiva.” (Varela, Padilla, Cabrera, Mayoral, Fuentes. y Linares, 2002).

 

Su voto: Ninguno Media: 4.6 (8 votos)


Dr. Radut | book