Skip to Content

Modo

El conferencista hablaba. Los asistentes lo veían, le escuchaban, veían las fotografías que les presentaba y leían los textos que les iba mostrando. Algunos tomaban notas de la conferencia y otros se limitaban a hacer algunos dibujos de las figuras que iba presentando. Casi al final, todos apreciaron la gran excitación del expositor quien con marcados movimientos de las manos, señalaba los datos que para él, eran concluyentes en su estudio. Hasta aquí nuestro relato.           

En la descripción anterior se puede apreciar que el expositor habla, gesticula y hace ademanes. Por su lado, los asistentes escuchan lo que dice, observan las fotografías, leen los textos, algunos escriben notas y otros dibujan figuras. En el interconductismo se considera que los actos del expositor y de los asistentes ocurren en modos lingüísticos diferentes.            

¿Qué significa modo lingüístico? Se hacen necesarias algunas consideraciones antes de responder.           

Los orígenes del estudio del lenguaje se encuentran vinculados muy estrechamente a la expresión oral. De hecho, los términos relacionados tienen relación con el habla, como puede verse en las raíces etimológicas siguientes.

Lenguaje (lingua = lengua)                      Vocabulario (vocare = llamar)

Glosario (glosa = lengua)                         Léxico (lexis = palabra)

Habla (fabulari = acción de hablar)         Oral (os, oris = boca)           

Posiblemente por esta razón, cuando una persona encuentra en la librería un ejemplar sobre la teoría del lenguaje, usualmente considera que su contenido versa sobre el habla, esto es, la expresión oral y algunos otros aspectos como el pensamiento. Este aspecto es notable en obras importantes publicadas, por ejemplo, por Skinner, Kantor, Staats, Osgood, Brown que se dedican principalmente a analizar el habla.            

Debido a intereses, propios de la concepción que cada autor tiene de lo psicológico, en el campo se han empleado diversos términos: lenguaje, conducta verbal, comportamiento lingüístico, expresión oral, entre otros, sin que exista relación explícita y clara entre éstas. Parcialmente, por estas mismas razones, los estudios y análisis respecto a la lectura y la escritura parecen estar desvinculados de las teorías generales. En particular, las actividades de escuchar y observar han sido incluidas primordialmente como parte de la percepción, dejando grandes vacíos entre ellas y la teoría general del lenguaje. En el interconductismo se consideran los modos lingüísticos que se ilustran en los siguientes ejemplos.            

La manera en que Agata le puede decir a Osberto que se ven a las cinco de la tarde, puede ocurrir de muchos modos dependiendo de las circunstancias presentes. Imagine las siguientes situaciones alternativas: 1) Agata busca a Osberto y le dice que se verán a las 5 de la tarde; 2) Agata se le queda viendo a Osberto en la clase, y cuando éste voltea a verla, Agata señala su reloj y con la misma mano abierta, le indica "5"; 3) Agata le escribe un recado a Osberto en el que le dice que se verán a las 5 pm y le deja el recado con su hermano; 4) Agata hace un dibujo en el que pretende representarse a ella y a Osberto, junto a un reloj que marca las 5 horas y le pide a sus compañeros de clase que se lo pasen de uno a otro hasta que le llegue a Osberto. Cada situación comunica lo mismo e ilustra un modo lingüístico diferente.            

En consecuencia de los actos de Agata, Osberto se enterará de la cita con ella en el momento en que: 1) Escuche a Agata; 2) Observe en clase que Agata señala su reloj y le indica "5" con la palma de su mano abierta; 3) Lea el recado que le entrega su hermano; 4) Observe el dibujo que le envió Agata. Como se puede considerar, el modo en que Agata se comunica con Osberto puede ser distinto y en cada caso, el modo en que se entera Osberto también es diferente como se presenta en la Tabla 3.

Tabla 3. Modos lingüísticos

Agata
Osberto
Habla
Escucha
Gesticula
Observa
Escribe
Lee
Dibuja
Observa

En la tabla se pueden identificar siete modos lingüísticos diferentes: hablar, escuchar, gesticular, observar, escribir, dibujar y leer. De acuerdo a la teoría interconductual, todos son modos lingüísticos en tanto que, como se ejemplificó, Agata le comunicó a Osberto que se vería a las 5 y para ello habló, gesticuló, escribió o dibujó algo. Y la respuesta de Osberto, en todos los casos, es lingüística en tanto que actúa como Referido de lo que se le comunica. En otras palabras, la interacción entre Agata y Osberto es biestimulacional para ambos, lo cual es definido como acto lingüístico.            

En el lado izquierdo de la tabla están los modos que se denominan productivos en tanto que la persona, Agata, produce los estímulos lingüísticos que constituyen su interacción. En el lado derecho, aparecen los modos lingüísticos reactivos en tanto que la persona, Osberto, reacciona ante los estímulos, sin hacer nada más, simplemente es reactivo a lo que escucha, observa o lee.            

En más de un caso, alguien podría refutar que una persona no sólo es reactiva o sumisa pues ¿qué pasaría si Osberto no puede o no quiere verse con Agata a las 5, sino a las 6? De esta forma, lo que ocurriría es que cuando Agata le diga oralmente que se ven a las 5, Osberto le diría que no puede; cuando señale el reloj e indique 5, con su mano, Osberto levantaría las dos manos para indicar "6"; después de leer el recado, Osberto escribiría "No puedo. Nos vemos a las 6" y se lo regresaría a su hermano; al observar el dibujo, Osberto borraría la manecilla que indica 5 y dibujaría otra señalando las 6.            

Es totalmente cierto que las personas no son única y totalmente reactivas, sumisas, obedientes, pasivas a los cambios del medio sino que pueden hacer algo más, como en el caso de Osberto que quiere cambiar el horario de la cita. Pero, en el momento en que se analiza cada caso, se observará que lo que ocurre es que a la interacción original, se agrega una nueva interacción, en este caso de Osberto hacia Agata. Retomando la tabla anterior y teniendo en cuenta el acto productivo de Osberto, se presenta en la Tabla 4.            

Como puede verse, en primer lugar, Agata tiene un papel productivo y Osberto es reactivo. En la segunda interacción, dichos papeles se invierten pero eso no modifica el hecho de que Osberto, en el primer caso, interactúa lingüísticamente en un modo reactivo.

 Tabla 4. Sucesión de modos lingüísticos en un intercambio.
1er. interacción
2a. interacción
Agata
Osberto
Osberto
Agata
Habla
Escucha
Habla
Escucha
Gesticula
Observa
Gesticula
Observa
Escribe
Lee
Escribe
Lee
Dibuja
Observa
Dibuja
Observa

Un aspecto que resalta a partir de esta exposición de los modos lingüísticos es que las respuestas que ocurren en cada uno, son claramente diferenciables, lo cual puede no ocurrir en otras áreas, especialmente en relación a los modos reactivos. Por ejemplo, alguien puede considerar que Osberto estuvo expuesto a estímulos visuales y auditivos. Tal planteamiento tiene dos limitaciones. El primero es considerar las respuestas lingüísticas sólo a partir de la modalidad sensorial en que ocurren y eso, desde nuestro punto de vista, es un reduccionismo o, en el mejor de los casos, un error conceptual de omisión. Un ejemplo claro de este tratamiento, son las investigaciones sobre la transmodalidad (cross-modal) que se han realizado en el campo de las relaciones de equivalencia. Bush (1993), reportó un estudio poco usual en el área al abordar la transferencia transmodal de respuestas sensoriales visuales, táctiles y auditivas. Aun cuando todas las respuestas requeridas a los niños participantes fueron lingüísticas en tanto que en todos los casos, se les preguntaba qué era lo que veían, tocaban o escuchaban el análisis y conclusiones de dicho estudio se expusieron sólo en términos de las propiedades sensoriales de las respuestas dadas por los niños.           

El segundo problema es su imprecisión en tanto que los estímulos visuales pueden formar parte de dos modos y la interacción en ellos es totalmente diferente: leer es una actividad que involucra la interacción con grafías y observar incluye la interacción con figuras, iconos, y en general con cualquier estímulo fótico que no implique la lectura. Como puede verse, hay una deferencia conceptual enorme si se consideran las respuestas de Osberto como visuales o lingüísticas.           

En particular, Kantor (1975) argumenta que la conducta lingüística es aquella en la que intervienen dos personas (pudiendo ser la misma al hablarse en silencio) respecto a algo (referente). Dicha conducta, comportamiento o interacción lingüística puede ocurrir en distintos modos (formas). Así, se afirma que

“el modo lingüístico se concibe a partir de la interacción del objeto y la competencia del individuo, lo que permite definir distintos modos lingüísticos: observar, escuchar, dibujar, gesticular, hablar, leer y escribir. Los dos primeros pueden clasificarse como modos reactivos, en tanto ocurren como respuesta a los objetos de estímulo presentes... y usualmente son la base para el aprendizaje del lenguaje natal. Los últimos, a excepción de leer, consisten en la producción de los objetos de estímulo. En el caso particular de la lectura, en tanto reactiva se define como texteo, el modo productivo es conocido como "lectura de comprensión". (Varela, Padilla, Cabrera, Mayoral, Fuentes y Linares, 2002, p. ).

 

Sin votos (todavía)


Dr. Radut | book