Skip to Content

Procedimientos básicos para el aprendizaje: Discriminación y generalización

 

imagen sobre discriminación y generalizaciónExisten múltiples métodos para aprender a enseñar (Medick, 1989 y Shalaway, 1989) aunque algunos resultan complicados dado que no proporcionan los procedimientos básicos a seguir para que el alumno aprenda.

Con esta base, consideremos lo siguiente. En forma sencilla podemos identificar si una persona sabe hacer algo o no. Simplemente le pedimos que lo haga y observamos los resultados. Si su ejecución es correcta decimos que sabe hacer eso, que ya lo aprendió.

En caso contrario, diríamos que tuvo algunos errores, que confundió algunos aspectos o, simplemente que no sabe hacer eso que se le pidió. A los profesores nos interesa que el alumno aprenda lo que le estamos enseñando y para esto, desarrollamos diferentes actividades tendientes a hacer claras nuestras explicaciones.

Para esto, muchas veces el profesor tiene que seguir una secuencia, cierto orden que le permita al alumno entender qué es lo que se le está enseñando.

Supongamos que el Profesor Prócoro está enseñando a sus alumnos a leer cifras de hasta 4 números. Para esto explica ante el grupo cómo se deben leer las unidades de millar. Una vez que lo explicó, pregunta a su alumno Jeremías que lea el número 4, 567. Jeremías dice "cuatro, quinientos sesenta y siete".

El profesor lo corrige diciéndole que se fije en la "coma" y que en lugar de ella diga "mil". Jeremías vuelve a intentarlo, haciéndolo correctamente en esta segunda ocasión. Acto seguido se le pide que lea el número 1,253 y lo hace acertadamente.

Podríamos suponer que Jeremías ha empezado a distinguir (discriminar) la "coma" como señal para decir "mil", antes de continuar leyendo los números faltantes. Al día siguiente el profesor le pide que lea la cifra 5667 (sin "coma"). Jeremías trata de responder pero no atina a dar la respuesta correcta. El profesor borra la cifra del pizarrón y ahora escribe "5,667" (con "coma") y Jeremías, ante la nueva pregunta, la lee correctamente.

En este caso, podemos decir que el alumno aprendió a discriminar (distinguir) la "coma" para leer correctamente cifras de cuatro números pero no es capaz de hacerlo sin tal signo. Le falta discriminar (distinguir) que la lectura de esas cifras se hace sin necesidad de que esté presente la "coma".

Podemos darnos cuenta entonces de que el procedimiento que utilizó el profesor no es del todo correcto ya que enseñó que la "coma" es indicador de los "miles" y no la cifra que está ubicada en el cuarto lugar de derecha a izquierda, en cualquier número dado.

Un alumno aprende a discriminar (distinguir) lo que se le enseña, sea correcto o no. Este acto de discriminar puede ser definido de la siguiente forma:

Se dice que una persona discrimina cuando ante una SE específica responde de una manera, pero no lo hace cuando está ante otra SE diferente.

 

A todo profesor le interesa que sus alumnos no confundan las SE. Por ejemplo, decir "cuadrado" ante un rectángulo; señalar la "b" cuando se le pidió identificar la "d"; escribir que la Independencia de México inicio el 16 de septiembre de 1910; decir que la molécula es la partícula más pequeña del átomo; etc.

En estos ejemplos se puede observar que el alumno está confundiendo la SE: el cuadrado tiene todos sus lados iguales mientras que el cuadrado no; la "b" tiene una dirección distinta que la "d"; el 16 de septiembre de 1810 se inició la Independencia, no en el 1910 que corresponde al año de inicio de la Revolución; la molécula es la partícula más pequeña que conserva las propiedades de un elemento o compuesto, no es la parte más pequeña del átomo.

Como se puede notar, el alumno está respondiendo a una pregunta (SE) como si fuera otra distinta, ante lo cual, comúnmente decimos que confunde la pregunta. ¿Cómo debemos actuar para evitar estos errores?

El primer paso para lograr el aprendizaje es la discriminación: responder de una forma específica ante la Situación Estímulo respectiva. Por tanto, los errores que el aprendiz cometa, son errores de discriminación y tienen relación posiblemente con ciertas semejanzas que pueden tener las SE presentadas, como se vio en los ejemplos anteriores.

Puesto que la discriminación es el primer paso para un aprendizaje correcto, el profesor debe enseñar cuáles son las propiedades definitorias de la Situación Estímulo.

Estas propiedades definitorias pueden hacerse claras en el ejemplo de la lectura de cifras, antes mencionado. La característica que define a las unidades de millar, es el lugar que un número ocupa en una cifra, no es el color con el que está escrito, tampoco lo es el estar antes de una "coma", mucho menos lo es si se trata de un "2" un "5" o cualquier otro dígito, tampoco importa qué números específicamente estén a su derecha. La propiedad definitoria de las unidades de millar es el ocupar el cuarto lugar de derecha a izquierda. Un profesor puede ser más efectivo cuando hace este análisis de las propiedades definitorias y procede a enseñarlas sistemáticamente.

Otro ejemplo sencillo lo podemos encontrar cuando el profesor intenta enseñar lo que es el sujeto de la oración. Ante esto, antes de enseñarlo, en primer lugar debemos preguntarnos ¿Qué es el sujeto? La respuesta que demos, nos brindará las características definitorias de dicho concepto.

De acuerdo a una definición usual en las escuelas, podemos decir que el sujeto es "el que realiza la acción". Siendo así, el profesor debe prever las posibles confusiones que puede tener el alumno si lo definimos de esta manera ya que en la oración "Ayer me sentí muy triste", podemos tener problemas al querer explicar al alumno que "sentir" es una acción.

Una oración más complicada para el alumno podría ser la oración "El pollo está durmiendo". ¿Durmiendo es una acción? La respuesta común es que sí se trata de un verbo pues éste se define como aquellas palabras que denotan acción. Antes de iniciar la enseñanza, debemos corregir tal definición pues en realidad el verbo denota acción o estado.

Con esta definición podemos entonces evitar algunos problemas pues lo que no sea acción, debe ser "estado", según la gramática. Nótese que la definición no especifica ni determina el lugar que puede o debe ocupar el sujeto en la oración.

Este aspecto usualmente es manejado deficientemente en las escuelas primarias ya que todas o casi todas las oraciones que se proponer para su análisis, están estructuradas de forma tal que lo primero que aparece (las dos o tres primeras palabras) es el sujeto. Por ejemplo:

Cristóbal Colón atravesó el mar.

O bien:

La bandera representa a nuestro país.

Siendo así, los alumnos empiezan a tener problemas cuando las oraciones son estructuradas en forma distinta:

En la Constitución de 1917 están escritos los derechos y los deberes de los mexicanos.

El 21 de marzo celebramos el nacimiento de un gran presidente de México.

El profesor que enseñe a sus alumnos que el sujeto es aquel que está al inicio de la oración, no está respetando la característica definitoria del sujeto.

En ocasiones, algunos profesores señalan al alumno que el sujeto es el sustantivo (nombre) de la oración. Esta tampoco es una característica definitoria, como lo podemos ver en las siguientes oraciones:

Los Niños Héroes defendieron México. (Cuenta con dos sustantivos en esta oración).

  Y en forma más compleja:

Colón llegó a América el 12 de octubre. (Cuenta con tres sustantivos).

Usar baños es una acción a favor de la limpieza del aire. (Este caso es mucho más complejo ya que además de tener tres sustantivos, un verbo [usar] está siendo empleado como un sustantivo [verbo substantivado]).

  Si el profesor de primero de primaria hasta el de tercero de secundaria insisten en que el sujeto es un nombre o sustantivo estarán limitando el aprendizaje o, en otras palabras, estarán auspiciando errores en el alumno.

Como puede notarse fácilmente en los textos de la enseñanza del lenguaje o Español y en los ejercicios que elabora el profesor, los ejemplos de oraciones que se emplean para ejercitar el análisis gramatical, generalmente cubren los requisitos de estructuración sintáctica que les son necesarios para enseñar a los alumnos este tipo de conceptos o definiciones.

Sin embargo, cuando el profesor o los alumnos pretenden hacer una análisis gramatical del habla cotidiana (por ejemplo un diálogo entre compañeros o una noticia del periódico), les resulta imposible o casi imposible identificar los elementos básicos.

Mediante las prácticas anteriores, se contribuye a creer que el "Español" o análisis gramatical, es algo que sólo puede realizarse en los textos de esa asignatura y en los ejercicios que elabora el profesor, pero tiene poca o nula relación con lo que se habla ordinariamente.

Para definir correctamente un concepto, como es "sujeto", es necesario considerar que las propiedades definitorias de un estímulo específico son aquellas que permiten clasificarlo como tal.

El análisis de cualquier concepto, además de ser benéfico para la enseñanza, plantea juegos verbales muy interesantes. A manera de ejercicio, piense un momento en cuáles podrían ser las características definitorias de los siguientes conceptos: ciudadanía; campo magnético; Guerra de Independencia de México; Multiplicación; Animal Mamífero; Concepto de "Derecha".

Un buen procedimiento para logar la discriminación puede ser efectuado mediante los siguientes pasos.

1. Especificar cuáles son las propiedades definitorias de lo que se pretende empezar a enseñar.

 

2. Elegir una primer muestra o ejercicio que preferentemente no implique ningún accidente o aspectos particulares (excepciones a la regla).

Una violación a esta segunda regla sería que el profesor quisiera empezar a enseñar qué es el sujeto mediante una oración como: "Al llegar al río, Jurásimo se metió a bañar". Sería preferible iniciar con la oración: "Juníspero rompió su juguete".

 

3. El ejercicio debe ser perfectamente entendido por todos los alumnos. Es importante que cada uno de ellos sea capaz de explicar porqué "Juníspero" es el sujeto y no así cualquier otra de las palabras que aparecen en la oración.

 

4. Logrado lo anterior, se puede proceder a modificar un sólo elemento del ejercicio o muestra. En nuestro ejemplo, sólo modificaremos el sujeto:

Prócoro rompió su juguete.

Fidencio rompió su juguete.

Este ejercicio puede ser efectuado con los nombres de todos los alumnos del salón, incluyendo el del profesor. Con esto se pretende enseñar que el sujeto no es exclusivamente "Juníspero", sino que puede ser cualquier persona.

 

5. A partir de lo anterior, continuar modificando elemento por elemento de la muestra o ejercicio. En nuestro caso, se podría proceder por ejemplo, con el verbo:

Juníspero prestó su juguete.

Juníspero vende su juguete.

Juníspero regalará su juguete.

Juníspero...su juguete.

Nótese que aquí al cambiar el verbo y el tiempo del mismo, se pretende que el alumno siga identificando el sujeto, aun cuando se estén modificando estas características ya que éstas no son propiedades definitorias del sujeto.

Una posible continuación del procedimiento consistiría en modificar tanto el sujeto como el verbo:

Prócoro prestó su juguete.

Fidencio regalará su juguete.

 

6. Extender la modificación a todos los elementos constitutivos de la oración (SE). En nuestro caso:

Juníspero prestó su libro.

Prócoro presta mi escuadra.

Ambrocio regalará su balón.

Si se siguió de manera correcta el procedimiento, hasta este momento el alumno podrá haber aprendido a identificar el sujeto en oraciones que tengan esta estructura: sujeto - verbo - predicado.

 

7. El procedimiento se continúa modificando ahora los demás elementos de la oración:

Juníspero vio el periódico el día de ayer.

Prócoro va a vender su trompo al vecino de al lado.

Jerásimo fue a ver una película muy mala.

Mañana va a llover.

Puesto que se portaron bien, todos van a tener 5 minutos de descanso.

 

            Al hacer explícito el procedimiento anterior, queremos dar a entender que el profesor, para poder iniciar, debe elegir el ejemplo o ejercicio más sencillo que pueda encontrar. Una vez que el alumno lo aprenda, gradualmente debe ir haciendo más compleja la discriminación variando en primer lugar, las propiedades definitorias de lo que se pretende enseñar.

Enseguida, se hacen variar las "condiciones contextuales" en las que se puede presentar lo que se está enseñando. En la medida que dicho análisis se ejercite, cada vez será más sencillo hacerlo. Lo interesante es que en este punto, el profesor está elaborando el procedimiento que implica el diseño de una experimentación sistemática: ir variando cada una de las condiciones en las cuales se presenta un fenómeno.

  Cuando un alumno es capaz de discriminar el estímulo aun cuando se varíen las propiedades no definitorias del mismo, técnicamente decimos que está generalizando correctamente. De esta forma podemos definir a la generalización como:

Responder de la misma forma ante SE que son iguales en sus propiedades definitorias y diferentes en sus propiedades no definitorias

En términos comunes podemos definirla más llanamente como el "responder de la misma forma ante situaciones que, aun cuando sean diferentes, comparten una o más características y por lo cual se les puede identificar como situaciones similares".

Obviamente esta semejanza entre las situaciones, se basa en la presencia de una o más propiedades definitorias en ambas situaciones. De acuerdo a nuestros ejemplos, es obvio que los nombres de Jeremías, Juníspero, Prócoro, etc. son diferentes entre sí, pero son similares si se considera la función que cumplen dichas palabras: son sujetos de las oraciones en cuales aparecen.

De la misma forma podemos decir que la primera plana de un periódico, la puerta de un salón y la cancha de basquetbol son similares entre sí ya que su figura es rectangular.

Si nuestro alumno identifica el color amarillo en el suéter del compañero, en la mariposa que va volando, en la luz del sol, etc. está generalizando su comportamiento de identificar el color "amarillo", mismo que posiblemente se inició identificando solamente tal color en una tarjeta (muestra seleccionada) que pintó su maestra el primer día de enseñanza.

Esta discriminación fue generalizándose correctamente a otros estímulos que eran similares, esto es: poseen la misma propiedad definitoria de ser amarillos.

Su voto: Ninguno Media: 4 (5 votos)

Comentarios

Generalización de los aprendizajes

Hola. Una pregunta: ¿es cierto que los niños con Síndrome de Asperger no saben generalizar lo aprendido? Es decir, que si se les enseña el concepto de "mesa" tomando como ejemplo una mesa cuadrada de madera y luego ven otra que es rectangular y de acrílico, no reconocerían a esta última como mesa?



Dr. Radut | book