Skip to Content

Procedimientos básicos para el aprendizaje: Moldeado

imagen del moldeado

El comportamiento de encender un interruptor de luz es relativamente sencillo si se le compara con el de anudar las agujetas del calzado.

De hecho, el primero generalmente puede ser aprendido sin que medie un procedimiento específico. Los niños aprenden a hacerlo por simple ensayo-error o bien mediante la imitación al observar a otros hacerlo.

El caso de anudar agujetas es más complejo pues requiere la secuencia de diferentes movimientos de las manos mismos que difícilmente pueden ser imitados. En este caso, como en la mayoría de las actividades que aprende el ser humano, se requiere de un procedimiento instruccional. 

Dicho procedimiento implica una lógica sencilla que es aplicada muchas veces por cualquier adulto: enseñar paso a paso cada uno de sus componentes e irlos requiriendo en forma progresiva según se aprende. Sin embargo, se debe tener cuidado de cumplir ciertos requisitos para tener un mejor resultado y en un tiempo menor.

1. Dominio de cada paso. Una vez determinados los pasos sucesivos (por esto también se le conoce a este procedimiento como Aproximación Sucesiva) a desarrollar, se enseña al niño el primero de los pasos, cuidando que él domine perfectamente esta ejecución antes de pasar al siguiente.

En el caso de anudar las agujetas, consistiría en sujetar ambos extremos cada uno con mano diferente. El segundo paso posiblemente estaría especificado por el cruce de las agujetas formando un enlace al desplazar un extremo hacia abajo y el otro hacia arriba. Este procedimiento se sigue con cada uno de los pasos siguientes.

2. Respetar el orden secuencial. Puede ocurrir que los elementos que conforman un repertorio, a su vez formen parte de otro repertorio como es por ejemplo el caso de tomar los extremos de una cuerda ya que esto puede ser parte de la actividad de "cortarlo en pedazos" o bien de "anudar". Sin embargo, la enseñanza de cada repertorio requiere de una secuencia específica misma que hay que respetar.

3. Descomponer en pasos más pequeños en caso de observar que el alumno tiene dificultades para aprender. El hecho de que el alumno tenga gran dificultad en aprender un paso, posiblemente indique que el grado de dificultad requerido es muy alto.

Se ha observado este problema cuando la instrucción que se le da al alumno incluye dos o más ejecuciones cuyo seguimiento le es difícil, sea porque las instrucciones requieren una secuencia complicada o bien porque particularmente una o más de ellas reviste un grado de dificultad sensible para el alumno. En este caso, debe desglosarse aun más el paso específico.

Por ejemplo, una vez que se enlazaron los dos extremos de la agujeta, el  procedimiento que elegimos, señala que deben formarse enlazamientos con cada extremo. Si el alumno encuentra gran dificultad en esto, se procede a enseñarle a enlazar por ejemplo, el del lado derecho, teniendo sujeto el extremo izquierdo. Una vez que lo logre, se puede procede a enlazar el extremo izquierdo, teniendo sujeto el derecho.

4. Incrementar el criterio de ejecución ante la enseñanza de cada paso nuevo. En el momento en que el alumno vaya logrando cada uno de los pasos, es necesario pedirle que él desarrolle la actividad en forma completamente independiente hasta el punto en que lo haya aprendido.

De esta forma, si el alumno ya es capaz por sí solo de tomar los extremos de la agujeta, enlazarlos, estirar los extremos y enlazar cada extremo del cordel, debe evitarse la ayuda en todas estas ejecuciones.

La ayuda debe proporcionarse sólo en el aprendizaje de los nuevos pasos, nunca en los que ya haya logrado anteriormente pues esto puede generar el problema que se conoce como sobreprotección.

Las condiciones anteriores permiten finalmente que el alumno sea capaz de seguir las instrucciones que se le dan, sin necesidad de otorgar ayuda alguna.

Su voto: Ninguno Media: 3 (1 voto)


Dr. Radut | book