Skip to Content

Procedimientos correctivos: Consideraciones finales

1) Siempre que un profesor aplique una sanción ante una falta del alumno, debe hacerlo sin emotividad negativa manifiesta. Las sanciones aplicadas cuando se está alterado emocionalmente, suelen ser injustas (exageradas).

2) La sanción siempre debe estar basada en el Reglamento General de Alumnos. De esta forma, el Reglamento prescribe, el profesor aplica.

El seguimiento de la norma no obedece a un capricho personal del profesor y se evita en cierta medida, que el alumno interprete que el profesor "la trae contra él".

En todos los casos y de manera específica, a los alumnos se les debe notificar cuál es el Artículo que se infringió. Esto ayuda al alumno en su aprendizaje y formación respecto a la interpretación de normas y reglamentos a los que está sujeto.

 

3) Es poco factible que el Reglamento Escolar incluya en forma explícita todas y cada una de las actividades que sí o no están permitidas al alumno.

 

En caso de que surja alguna situación no prevista manifiestamente, se debe actuar con base en el significado general que debe tener el Reglamento: conjunto de normas cuyo objetivo es el inculcar valores y prácticas que permitan al alumno desarrollarse como buen ciudadano.

 

Esta es la diferencia entre un reglamento prohibitivo y uno formativo. En las escuelas debe pretenderse contar con un reglamento formativo, expresado en términos positivos pero sin excluir las prohibiciones que son necesarias en toda institución.

 

4) Una vez que el profesor haya aplicado una sanción, por grave que ésta haya sido, debe entender que el comportamiento inadecuado ya fue sancionado.

 

Por tanto, el profesor debe buscar la primer ocasión, después de un tiempo razonable, para restablecer la comunicación positiva con ese alumno. Frecuentemente ocurre que cuando se aplica una sanción, el alumno puede alterarse emocionalmente por lo que es prudente que el profesor espere cierto lapso temporal hasta que el alumno se haya tranquilizado.

 

Hasta cierto punto, es razonable que el alumno con quien menos desea hablar, sea precisamente con el profesor que le aplicó la sanción. La comunicación positiva puede consistir simplemente en saludarlo en forma breve pero amable, pudiendo ocurrir que el alumno no conteste o demuestre de alguna manera su enojo, lo cual es más probable en alumnos de mayor edad.

 

Es cierto que el alumno cometió una falta y se hizo acreedor a una sanción pero esto no justifica que el profesor ahora se niegue incluso a saludarlo o hablarle amablemente. La próxima vez que se encuentren en el salón de clase, el profesor debe tomar la iniciativa para restablecer la comunicación entre él y el alumno.

 

5) La única persona que puede negociar la aplicación de una sanción, es el profesor A que la dictaminó. En caso de que otro profesor, B, con mayor, igual  o menor jerarquía, decida negociarla o suspenderla sin conocimiento del profesor A que la aplicó, el profesor B estará restando en forma grave la autoridad moral del primero.

En todo caso, el profesor B, después de platicar con el alumno, puede sugerirle que vuelva a platicar con el profesor A e incluso, en caso de considerarlo necesario, el profesor B puede platicar con el profesor A, teniendo siempre presente que el responsable de mantener o negociar dicha sanción es estrictamente el profesor A.

 

6) Sin lugar a dudas, la mejor técnica para lograr la superación y corrección de un alumno consiste en tener una actitud positiva hacia él. Esta actitud permitirá observar cuáles son las virtudes de cada alumno -todos las tienen- y, atendiendo primordialmente a ellas, la relación con los alumnos será más positiva. Esto nos brindará una buena opción formativa.

 

7) Sin importar cuál sea la técnica correctiva que el profesor aplique, éste siempre debe tener cuidado en que la aplicación de la técnica no atente contra la dignidad del alumno. Debido a que siempre debe normar en el profesor el criterio formativo, es necesario que éste considere en primer lugar la siguiente cuestión: ¿Lo que hago ayuda a la formación positiva del alumno sin afectar su dignidad?

Su voto: Ninguno Media: 4 (1 voto)


Dr. Radut | book