Skip to Content

Reforzamiento Diferencial de Otros Comportamientos (RDO)

imagen para RDOTanatóforo, alumno de segundo de primaria, se levanta constantemente de su asiento. Su profesor lo sorprende cerca de su lugar y le dice "Muy bien Tanatóforo, así, sentado en tu lugar, podrás desarrollar mejor tu trabajo".

El profesor hace esto cada vez que lo ve cerca de su lugar o bien, cuando el alumno se queda viendo el trabajo de otro compañero sin perturbarlo, el profesor puede decirle: "¿Qué tal, te gusta cómo está quedando el trabajo de tu compañero? Tú también podrías hacerlo".

Con esto, el profesor está poniendo atención (reforzando) a algunos comportamientos de Tanatóforo que no son precisamente las de estar trabajando sentado en su lugar, pero que de alguna manera pueden animar a Tanatóforo para que se siente en su lugar y se ponga a trabajar. Por esta razón el procedimiento se denomina Reforzamiento Diferencial de Otros Comportamientos.

Este procedimiento se puede llevar a cabo haciendo uso de otro recurso. Cuando Tanatóforo está parado el profesor dice "!Qué bien, casi todos los alumnos están sentados y trabajando!" o en forma más directa: "!Bravo por los que están trabajando ya que van a poder salir a tiempo a su recreo!" Se espera que el efecto de estas expresiones sea que Tanatóforo decida ir a sentarse y trabajar. Si así ocurre, el profesor debe poner inmediatamente atención a su alumno y decirle "!Eso es, muy bien, Tanatóforo. Sentado, podrás terminar tu trabajo a tiempo!"

La gran ventaja de este procedimiento es que no implica el uso de una consecuencia (sanción) directa. Por esta razón, es uno de los más recomendables. La gran desventaja que tiene es precisamente ésa: el comportamiento inadecuado no tiene una consecuencia directa.

Tanatóforo como cualquier otro alumno puede estar "jugando" para que el profesor le ponga atención a él, andando parado. Si el profesor cree que éste es el caso, puede comenzar a usar la técnica siguiente.

Su voto: Ninguno Media: 5 (4 votos)


Dr. Radut | book