Skip to Content

Respuesta

 

El ser humano puede ver, hablar, caminar, escuchar a otro, leer, enojarse, sentir pasión por algo o alguien. Los animales pueden ver, caminar (si tienen patas), oír sonidos, ser reactivos a objetos de estímulo que los afectan, ser agresivos o aproximarse a otro organismo.           

Una respuesta es un acto que un organismo efectúa o le ocurre, con base en su estructura biológica. Gracias a ésta puede oler, ver, mover parte del organismo, moverse, tragar saliva, producir sonidos, entre muchas otras actividades que pueden fraccionarse en respuestas. Por ejemplo, cuando una persona camina, desplaza ligeramente su cuerpo hacia adelante y adelanta una pierna, por ejemplo, la izquierda. Una vez que apoya totalmente el pie izquierdo en el piso y su cuerpo está aproximadamente en línea recta con esa pierna, entonces mueve hacia adelante la pierna derecha. Cuando ésta y el resto del cuerpo están en línea recta, el sujeto mueve su cuerpo hacia adelante y continúa moviendo la pierna derecha hasta que apoye totalmente el pie derecho en el suelo. En ese momento, puede seguir con el movimiento de la pierna izquierda que ha quedado detrás. Como podemos ver, la actividad de caminar podemos fraccionarla en tantas partes (respuestas) como sea nuestro interés.            

Sin embargo, el empleo de la palabra acto, muchas veces se entiende sólo como sinónimo de acción, actividad o movimiento como se interpretó en el AEC. Skinner (1938) definió que "la conducta es una parte de la actividad [itálicas nuestras] total del organismo … La conducta es lo que el organismo está haciendo o de manera más precisa, lo que otro organismo observa que está haciendo … Con el término conducta simplemente me refiero al movimiento de un organismo o de sus partes …" (p. 6). Con lo anterior, surgen al menos dos problemas. El primero es cómo considerar las actividades que no implican movimiento como puede ser, estar quieto, estar parado, observar, escuchar, entre muchas otras. Un segundo problema es cómo considerar las actividades que no son observables por otra persona como puede ser soñar, imaginar, hablarse en silencio.            

El planteamiento de la conducta como movimiento ha dado lugar a negar la existencia de los actos que no consisten de movimientos, lo cual es un error por omisión. Otra forma en que se ha pretendido abarcar es mediante la proposición de "indicadores" observables. Así, la lectura se mide en términos del número de palabras, párrafos u hojas leídas; y sobre todo, se mide mediante la producción forzada de respuestas que "denoten" el comportamiento, siguiendo la definición de la conducta operante como aquella que produce cambios. Desde nuestra perspectiva ambas opciones, llevaron a los estudiosos a estudiar los efectos de las actividades, o algunos de los aspectos secundarios de la actividad pero sin considerar esencialmente a la actividad. Las soluciones a los problemas de la lectura, por ejemplo, se cifran en términos de incrementar sus indicadores o productividad, pero no se considera a la lectura misma.            

La definición de Aristóteles, quien por cierto es el que acuñó el concepto, señala que acto es la actualización de la potencia. O, si se prefiere, un acto es lo que hace ser al ser (Aristóteles, s/f) y continua diciendo que el acto es anterior a la potencia. Los siguientes ejemplos pueden ayudar al entendimiento de esto. Se sabe que la vecina Everilda es arquitecta, aunque nunca se le ha visto construir una sola casa. El vecino Chaim, considera que "en potencia", Everilda construye casas. Everilda sabe que Chaim es publicista y cree que "potencialmente" Chaim podría ayudarle a vender unas casas que construyó. En estos casos, potencia significa que se puede hacer algo, dado que se sabe hacerlo. Y en este sentido, solamente cuando se sabe hacer algo, se tiene la potencia de hacerlo. Muchas veces esta expresión se usa de manera distinta como en la expresión: la niñez es el mayor potencial de la nación. Pero, no es el sentido aristotélico pues en este caso se puede hablar de potencia sólo cuando se ha hecho algo y éste hacer algo, es el acto. Por tanto, ahora puede quedar clara la expresión aristotélica de que el acto es anterior a la potencia. El acto, entonces, se refiere a lo que se hace.            

Ante la solicitud de la profesora, Modoaldo escribió en el pizarrón los nombres de los cinco ríos más importantes del país. Si en el recreo se le pregunta a cualquiera de los compañeros si Modoaldo sabe escribir, dirá que sí, pues lo vio escribir en el pizarrón. Mientras Modoaldo escribe, no hay duda de que escribe pero ¿Si ahora no se ve que Modoaldo esté escribiendo, cómo se afirma que sí escribe? Un segundo ejemplo antes de hacer puntualizaciones. Modoaldo les dice a sus amigos que el próximo sábado practicará algunas jugadas de ajedrez. En el primer caso, alguien dice haber visto a Modoaldo hacer algo que ahora no hace. En el segundo, Modoaldo dice que va a hacer algo que ninguno de sus compañeros le ha visto ni lo verá hacer. Un último ejemplo lo proporciona el papá de Modoaldo quien platicando con un compañero de trabajo le dice que los fines de semana él pinta. En el momento en que Modoaldo y su padre realizan lo que dijeron que iban o sabían hacer, actualizan sus actos que anteriormente eran potencia.            

Como puede considerarse, en esta definición de acto y potencia, no se implica necesariamente el movimiento ni tampoco se requiere de un observador. Acto se refiere a lo hace ser escritor y ajedrecista a Modoaldo y pintor a su padre. Acto es lo que hace ser al ser.            

Con base en el objetivo que se pretenda, en y a partir de los actos se pueden analizar factores particulares relacionados a sus propiedades como pueden ser, en el caso de la lectura el tiempo de lectura, la rapidez en que ocurre, la forma de pronunciación, inflexiones de la voz que indiquen la reproducción correcta del texto, pausas, producción de gestos que se relacionen con el texto, contacto visual con el texto, producción de señalamientos escritos en el texto o elaboración de notas, tipo de notas, entre muchos otros aspectos. El corte que se haga del acto y el nivel de análisis de dichos cortes dependerán de los objetivos del estudio.

“A las formas de actividad del organismo, fraccionadas con propósitos analíticos, específicas de la reactividad frente a objetos y eventos de estímulo particulares, se les considera como respuestas.” Ribes y López, 1985, p. 44

Sin votos (todavía)


Dr. Radut | book