Skip to Content

Saciedad

imagen para artículo sobre saciaciónAlgunos alumnos pueden incurrir con cierta frecuencia en algunas faltas como pueden ser:

a) pararse de su asiento sin razón;

b) hablar o hacer ruidos mientras se trabaja o alguien está exponiendo;

c) trabajar en forma demasiado lenta;

d) salirse insistentemente del tema que se está revisando;

e) pedir con gran frecuencia ir al baño;

f) entrar a clase masticando chicle; etc.

Además de las técnicas correctivas hasta aquí revisadas, el profesor puede emplear en estos casos la técnica conocida como saciedad. De acuerdo a ésta, ante los casos anteriores puede proceder de la forma siguiente.

 

a) Cuando el alumno que se para constantemente se va a sentar, se le pide que permanezca de pie junto a su asiento, durante el resto de la actividad.

 

b) Se suspende la exposición y se pide al alumno que está haciendo ruidos o hablando para que pase al frente del grupo y hable o haga ruidos frente a todos.

 

c) Al alumno que es demasiado lento se le pide que durante toda la mañana realice un solo trabajo, el que está haciendo en ese momento. Que no se apure, que lo tome con calma.

 

d) Antes de que el alumno que se sale del tema haga una pregunta, cada dos minutos el profesor le pregunta si tiene alguna pregunta que no esté relacionada al tema que se está exponiendo. En caso de que sí lo haga, el profesor escucha la pregunta, se lo agradece sin responder a la pregunta y continúa con la exposición del tema.

 

e) Cada 5 minutos el profesor envía al baño al alumno que insiste frecuentemente en salir. Preferentemente, cuando el profesor le dice que vaya al baño, procura en cada ocasión interrumpir lo que esté haciendo el alumno.

 

Esta técnica denominada Saciedad consiste no sólo en permitir que el alumno se comporte en forma inadecuada, sino que ahora se favorece para que lo haga repetidamente, hasta que se canse. En otras palabras, muchas veces los profesores queremos controlar el problema evitando que ocurra, pero esta técnica implica lo contrario: darle facilidades para que ocurra en forma exagerada y así, buscar que pierda interés en dicha actividad.

Esta técnica como todas las anteriores, tiene que ser aplicada cuidadosamente por los efectos colaterales nocivos que puede tener. Así, hay que tener presente los siguientes aspectos:

1. No debe ser empleada en forma de burla o mediante cualquier otra actitud negativa. Esto puede generar resentimientos muy serios en el alumno y con ello, el profesor pierde la oportunidad de contribuir en su formación.

 

2. El comportamiento a saciar no debe representar daño físico o moral inminente para el alumno o alguna otra persona. Por ejemplo, no se puede considerar esta técnica en el caso de agresión física, si ello implica saciarse pegándole a un compañero. Sin embargo, puede ser empleada si se le pide al alumno que siga dando golpes al aire o a un objeto como puede ser un cojín, sin que exista riesgo de daño. La misma restricción para usar este procedimiento se haría con el alumno que subrepticiamente acostumbra comer dentro del salón. En este caso, aplicar esta técnica podría ocasionarle al menos un problema digestivo.

Su voto: Ninguno Media: 5 (2 votos)

Comentarios

Esta técnica se suele usar

Esta técnica se suele usar poco ¿Que resultados os ha dado? Es larga y costosa. Yo la situaría entre las últimas a usar. ¿Que opinais?



Dr. Radut | book