Skip to Content

TEACCH un tratamiento incognita

El proyecto TEACCH es el programa estatal de Carolina del Norte para el Tratamiento y Educación de Niños con Autismo y discapacidades relacionadas fundado por Eric Schopler.

En el año 1972 la Asamblea General de Carolina del Norte aprobó una ley que ordenó la creación de la División TEACCH convirtiendo al proyecto en el primer programa con aval estatal. A partir de ese momento fue considerado un programa modelo para atender a personas diagnosticadas como autistas, con gran prestigio dentro de Estados Unidos y a nivel internacional.

 

Consiste en un programa completo, con base comunitaria que incluye servicios directos para los niños y entrenamiento profesional. Un programa TEACCH tiene como objetivo fundamental maximizar la adaptación del niño a través de:

  • la mejora de sus habilidades básicas para la vida diaria
  • la implementación de una estructuración del ambiente

Si analizamos el alcance de estos objetivos, vemos que el TEACCH se centra en organizar contextos adaptados que permitan a los niños desarrollar habilidades ya aprendidas más que el aprendizaje de habilidades nuevas dentro de contextos más "típicos".

TEACCH parte del presupuesto que los niños aprenden mejor de la experiencia personal que de procedimientos implementados en contextos cotidianos. Esta diferencia marca el rumbo de todas la decisiones que se toman en torno al tratamiento del niño.

Si bien la programación para cada niño es individualizada, el TEACCH parte de una premisa uniforme que es acorde al modelo médico: el niño "tiene" una enfermedad crónica y lo único que podemos hacer es mejorar sus habilidades adaptando su ambiente a medida para maximizar su funcionamiento deficiente. Este extremo nos señala una diferencia fundamental con el ABA ya que juzga de antemano hasta dónde el niño puede llegar promoviendo la adaptación del ambiente al niño y no al revés; mientras que el ABA tiene como objetivo un niño indistinguible del resto con su participación plena en todos los contextos.

El desarrollo de tareas que implican habilidades ya aprendidas, es posible que ofrezca una posibilidad de trabajo placentero para el niño que está un tiempo ocupado en una tarea que no le ofrece mayores dificultades.

La estructura para el trabajo puede ser de utilidad a la hora de tener al niño entretenido en una tarea amena y socialmente aceptable. El problema está en cómo y de qué manera el niño aprende en estas instancias. Y también cómo se trabajará el retiro de la ayuda que implica una estructuración tan fuerte del contexto de trabajo para introducir luego al niño a contextos más "normales".

En concreto, no se sabe cómo y de qué manera los niños aprenden dentro de las estaciones y demás dispositivos del TEACCH y de qué manera se logrará que el niño tenga participación social y pueda luego insertarse en contextos menos restrictivos.

TEACCH da una serie de recursos sobre cómo lograr que el niño organice una tarea, pero no es una intervención ni un tratamiento eficiente. La organización del trabajo y la estructura puede ser necesaria en algún momento para un niño determinado, pero es tan sólo una instancia dentro de una progresión y como tal, no puede pues constituirse en un tratamiento.

En cierto modo, el programa TEACCH incidiría en una etapa de “afianzamiento” de las habilidades del niño, sin embargo en el ABA, dicho afianzamiento es una de las fases en el aprendizaje.

Con relación a la evidencia científica de los programas de TEACCH, podemos decir que a lo mejor los niños mejoran con este tratamiento, que a lo mejor es buen programa para algunos niños, pero el caso es que no lo sabemos, y no lo sabemos porque su valía está basada en creencias, emociones y observaciones anecdóticas, no en investigación objetiva.

Aún así nos permitimos un par de comparaciones realizadas al respecto entre TEACCH, el ABA y otros tratamientos. -El primer artículo es de Lovaas y en el se comparan los tratamientos arriba indicados y del cual exponemos una gráfica arriba. -El otro artículo de interés es el de Gina Green. Para finalizar y en un plano general tenemos sobre la eficacia de los tratamientos este enlace en el que aparecen los diversos tratamientos sobre autismo y su eficacia según el estudio sobre tratamientos para el autismo realizado por un panel de expertos independientes. El TEACCH ni siquiera aparece en los tratamientos con evidencia.

De todos modos, caso de aparecer y visto el tipo de evidencias que manejan los evaluadores independientes que realizaron esta guía, TEACCH saldría bastante mal parado.

Existen múltiples páginas web donde se habla muy bien de TEACCH. Ahora bien, toda la evidencia que aportan se basa en "entrevistas de satisfacción" de los padres, lo cual consideramos es una evidencia pobre.

Nuestra opinión pues es que el TEACCH debe ser considerado a lo sumo como un "tratamiento incógnita" o “experimental” a pesar de los años que lleva utilizándose. Autores: Lis Aragona, Jorge Campo

Su voto: Ninguno Media: 3.2 (9 votos)

Comentarios

Buena herramienta, que no terapia

Pienso que puede ser una buena herramiento, que no terapia, para la organización espacial y temporal, útil en las escuelas, por ejemplo. Estoy de acuerdo que no hay mucha progresión. La idea principal de este método era prevenir la institucionalización, por lo que se puede entender como una manera de "tenerlos ocupados", no?

De todas formas, muchas herramientas de temporalización (que debo hacer, como debo hacerlo, durante cuanto tiempo...) pueden suplir las propuestas de este método.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.


Dr. Radut | story